Noticias

Solans roza el podio en el Rallye Terres des Causses
El piloto del equipo Mavisa Sport se quedó a un segundo del tercer puesto en su debut dentro de la monomarca francesa de Peugeot.
 
 
Nil Solans demostró el pasado fin de semana que está en condiciones de aspirar este año al título de la 208 Rally Cup, uno de los certámenes promocionales que mayor nivel y proyección ofrece a los pilotos de cuantos se disputan en el panorama internacional. 
 
A pesar de no haber competido anteriormente en una prueba del Campeonato Francés, y del escaso rodaje que atesoraba antes de este rallye a los mandos del 208 R2 con el que afronta su nuevo proyecto, Solans se situó entre los mejores de la general desde los compases iniciales del Rallye Terre des Causses, prueba inaugural de la monomarca de Peugeot.
 
Después de concatenar tres scratch durante la tarde del sábado, el piloto de Matadepera finalizó la jornada de apertura en segundo lugar de la clasificación, a solo 12 segundos del líder, por delante de una treintena de corredores, la mayoría de ellos con experiencia previa en la 208 Rally Cup.
 
Motivado por el ritmo que logró alcanzar en la segunda mitad de la primera etapa, Solans salió a la mañana siguiente dispuesto a atacar el liderato de la carrera. Sin embargo, el motor de su coche no rindió al cien por cien en las velocísimas especiales que se disputaron durante la jornada del domingo.
 
En esas circunstancias, el piloto de Mavisa Sport se vio incapaz de defender la posición que había logrado el día anterior, y fue cediendo terreno paulatinamente, hasta que, en el último tramo del rallye, vio cómo se le escapaba el tercer puesto por apenas un segundo.
 
Después de un desenlace tan ajustado, Nil se quedó a las puertas del podio en su debut en la 208 Rally Cup, como cuarto clasificado de la general final. Un resultado positivo, pese a todo, en el comienzo de su andadura dentro de un certamen nuevo para él, exigente y competido, donde ha demostrado desde el principio que está capacitado para luchar por ganar.
 
Nil Solans: "El sábado por la mañana, en el primer bucle, nos falló el coche, que se puso a ratear ya desde los reconocimientos. Afortunadamente, pudimos arreglarlo y, en el siguiente bucle, conseguimos marcar tres scratch. Pero en los tramos del domingo, que eran muy rectilíneos, acusamos los kilómetros que lleva ya encima nuestro motor, y no pudimos evitar perder un par de posiciones. Si no, hubiéramos hecho podio. Aún así, llegar al primer rallye y terminar tan cerca del tercer puesto creo que no está mal. Además, estoy contento por la puesta a punto que hemos conseguido con el coche. Apenas habíamos hecho tests antes de esta prueba, y con el paso de los tramos conseguimos encontrar una configuración que se adapta muy bien a lo que buscábamos".