Noticias

Nil Solans y su Ford Fiesta R2T: los más rápidos de su categoría

El piloto de Matadepera logra 13 scratch de 19 posibles, siendo su victoria truncada por un pinchazo

Nil Solans ha demostrado ser el piloto R2 más rápido de todo el plantel de pilotos inscrito en el Rallye de Cataluña, undécima prueba del Campeonato Mundial de Rallyes. El piloto de Matadepera ha marcado trece scratch de diecinueve tramos, siendo un pinchazo en la jornada del sábado lo único que le ha privado de la victoria ante el italiano Fabio Andolfi.
 

Solans salía con un Ford Fiesta R2T proveniente de M-Sport ya que había sido invitado por el máximo responsable de la división polaca, Maciek Woda (responsable además de la copa monomarca Drive Dmack Fiesta Trophy, donde Solans corrió en 2013 y 2014). En la primera etapa se colocó segundo, comenzando a remontar tiempo frente a Andolfi conforme llegaron las segundas pasadas y se iba acostumbrado cada vez más al coche.
 

La segunda etapa fue una odisea para el catalán: salió dispuesto a rebasar a Andolfi y lo consiguió, pese a que el coche sólo frenaba de atrás y casi nada de delante. De repente, la rueda trasera izquierda se pinchó (Solans llegó a considerar que se debió a tanto bloquear neumáticos de la fuerza de los frenos traseros, provocando un corte interior) y perdió más de tres minutos. En un rallye donde las diferencias se mantienen tramo a tramo, recuperar una cantidad de tiempo semejante era tarea imposible salvo error del piloto italiano.
 

Para solucionar el problema de frenos, lo que Nil, su copiloto Miki Ibáñez y el resto del equipo hizo fue cambiar los frenos traseros por unos de tierra, con menos potencia pero que evitaría bloquearse y así equilibrar el coche, pudiendo tener más libertad a la hora de meterlo en las curvas. De este modo, al final del día había marcado scratch en todos los tramos menos donde pinchó.
 

De igual manera, Solans acumuló tres scratch de cuatro posibles en la tercera y última jornada, llegando a la meta en decimoctava posición absoluta, por delante incluso de algunos pilotos de la categoría máxima. Pese a no jugarse ningún título en el evento, el mayor de los hermanos Solans ha demostrado que sigue teniendo unas manos fiables con las que hacer evolucionar un coche – él mismo lo considera mejor que el Peugeot 208 R2 en términos de chasis, pese a que el modelo francés cuenta con un motor más potente.